Hace ya tiempo que tenemos la suerte de contar con una impresora 3D en el estudio.  Es una máquina capaz de realizar un objeto con volumen a partir de un prototipo diseñado por ordenador, así podemos crear todo tipo de piezas o maquetas volumétricas con mucha precisión.

img_1050

Aunque actualmente hay diferentes tipos de impresoras, la nuestra funciona inyectando un termoplástico conocido por sus siglas PLA (ácido poliláctico), un polímero biodegradable derivado del ácido láctico. Este se obtiene a partir de recursos renovables al 100%. La impresora funde el plástico y lo va colocando en capas sucesivas que se secan al instante en contacto con el aire, esto nos permite inyectar dos materiales o colores diferentes en un mismo modelo y que el objeto esté listo al terminar el proceso.

2016-12-21-11-54-52

 

2016-12-21-11-55-18

Aunque seguimos creando maquetas con las manos, como hemos hecho siempre, la impresión 3D nos permite ir un poco más lejos, hacer cosas que sería imposible hacer manualmente y obtener un acabado final más profesional y limpio.

Además de maquetas de proyecto, nos hemos divertido creando todo tipo de objetos: desde un soporte para el ordenador, hasta un mando o una carcasa personalizada para el móvil. Además, también probamos a usarlas en alguno de nuestros talleres de robótica, donde siempre tiene mucho éxito entre los más pequeños, que pueden imprimir como por arte de magia, las piezas necesarias para sus creaciones.

2016-12-21-11-58-53    2016-12-21-11-59-06    2016-12-21-11-58-34    2016-12-21-11-58-26    2016-12-21-11-56-51    2016-12-21-11-57-16